Seleccionar página
Blog

El método Lean Startup es una forma de lanzar un negocio o producto al mercado que acorta los procesos de desarrollo, mide el progreso y se nutre de la retroalimentación de los clientes. De esta forma, se evita crear negocios o productos que nadie quiere, como a veces pasa a muchas startups. Con una inversión mínima se maximiza el aprendizaje en escenario real de uso, de los mismos clientes.

La metodología Lean Startup permite diseñar productos o servicios que cubran las necesidades de los clientes, sin utilizar grandes financiaciones o inversiones para lanzarlo al mercado. Es una herramienta muy útil en marketing y publicidad.

Su origen está en Eric Ries y en su obra “El método Lean Startup: Cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua“ de 2008 y hoy en día se aplica a todo tipo de empresas y productos.

Beneficios del método Lean Startup

El Lean Manufacturing permite ahorrar tiempo y recursos para fabricar los productos o servicios que necesitan los clientes.

  1. Mayor productividad, mayor éxito. Como el objetivo son los “cero defectos” y la solución de problemas en su origen, se moldea un producto o servicio más productivo y exitoso.
  2. Se reducen los costes eliminando procesos innecesarios de producción.
  3. Clientes más satisfechos, ya que son los clientes quienes deciden cómo quieren que sea.

¿Cómo empezar con el método Lean Startup?

El objetivo es satisfacer las necesidades del consumidor y hacerlo con la cantidad mínima de recursos. El método Lean Startup se basa en 3 pasos que forman un círculo interminable y siempre en movimiento. Primero crea un producto o servicio, se miden los resultados y con los resultados se modifica y se vuelve a crear de nuevo.

  1. Primer paso: Investigar y construir

Al principio es difícil tener suficiente información sobre el mercado para crear un producto final ajustado a las necesidades del cliente. Por eso es necesario crear el producto mínimo viable (MVP) o producto “beta” que nos dará la información que necesitamos para saber qué mejoras aplicar y conocer a nuestro consumidor tipo.

  1. Segundo paso: Medir

Medir las necesidades de los potenciales clientes es clave para saber que el producto se ajusta a lo que se espera o se quiere de él.

  1. Tercer paso: Aprender

Toda la información debe nutrir el proceso que empieza de nuevo. Volvemos a crear un producto con la información que ya tenemos, y otra vez se crea, se mide y se aprende.

 

 

Posts relacionados


¿Qué es el email marketing?

Qué son los Indicadores KPIs

Diferencias entre el Marketing de Contenidos y la Publicidad Nativa

¿Cuáles son los perfiles profesionales más demandados en una tienda online?
Utilizamos galletas propias y de terceros. El análisis de los datos que recopilamos nos permite mejorar el web y ofrecer una información y unos servicios más personalizados. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta la política de galletas.
Cerrar